Por DR. HIDALGO ANéCDOTAS 23 JUL, 2017 20:47

Faltaba este apunte final, pero hasta no haber dado de alta ayer al banderillero Pablo Saugar “Pirri”, no podíamos cerrar los sanfermines.

Como en otros años las anécdotas han sido continuas, alguna repetitiva, como el “Pesao” que nos ha aparecido este año en la Enfermería, y que haciendo abuso de la buena educación de los miembros del equipo ha creado situaciones hilarantes y molestas a partes iguales.

La despensa líquida ha estado bien aprovisionada, gracias a Pedro Bañales, Bodegas Chivite y Señorío de Otazu, quienes nos han proporcionado unos caldos de gran categoría.

En la parte sólida de la despensa, no han faltado los primeros tomates de Funes, que proporcionados por nuestro compañero Javi Ruiz y su tio han hecho de intermedio entre las meriendas suculentas del Club Taurino, que este año, han estado verdaderamente excepcionales, destacando para mi gusto el dia de las carrilleras.

También hemos degustado, esta vez gracias al "Pesao" los Churros de la Mañueta, y por otra parte Javier de Ambulancias S. Miguel ha aportado varios dias bolleria reciente para los cafés previos al encierro.

Tampoco ha faltado este año el almuertzo con los pastores del encierro, que esta vez tuvo lugar en el Casino Principal y a cuyos directivos agradecemos desde aquí también su hospitalidad.

Uno de los problemas que tenemos en las atenciones del encierro, es la valoración de lesionados cuya situación de ingesta enólica desconocemos, por lo que como novedad y por cesión de la Policía Municipal hemos empezado a utilizar un etilómetro con fines exclusivamente informativos.

La comida del dia 14 en casa de Héctor y Fefa con apertivo y apartados previos, estuvo como siempre entrañable, y aunque apenas lo mencionamos, todos nos acordamos de Nacho Burguete, cuya ausencia notaremos siempre.

Como siempre la "recogida" y reenvio del material y aparataje al hospital nos deja a todos un sabor agridulce, que intentamos rápidamente despejar revisando el tiempo que falta hasta las próximas fiestas y visitando alguno de los bares de la Estafeta.

En fin, creo que no me he dejado nada, pero en cualquier caso, gracias todos los miembros del Equipo (incluso a los Eméritos) y en especial a nuestras enfermeras-os sin cuya colaboración, no seria posible tejer el entramado necesario para conseguir tanto el equipamiento, como las atenciones de calidad que intentamos prestar en nuestra Enfemeria.

 

 

 

 


Compartir: